Saltar al contenido

Retirar DUI Convocar Elecciones / Retirar DUI Convocar Eleccions

Manifiesto publicado el 26 de octubre de 2017 en EL PERIÓDICO DE CATALUÑA

Castellano:

Català:

Puedes adherirte al manifiesto, dejar un comentario o contactar por correo a través de: / Pots adherir-te al manifest, deixar un comentari o contactar per correu mitjançant:

Manifiesto anterior (8 de octubre)

Manifiesto publicado el 8 de octubre de 2017 en EL PERIÓDICO DE CATALUÑA

Castellano:

Català:

Manifiesto anterior (29 de septiembre)

Manifiesto publicado el 29 de septiembre de 2017 en EL MUNDO

Manifiesto anterior (24 de septiembre)

Manifiesto publicado el 24 de septiembre de 2017 en EL PAÍS

Manifiesto anterior (17 de septiembre)

Manifiesto publicado el 17 de septiembre de 2017 en EL PAÍS

Manifiesto

 

673 comentarios en “Retirar DUI Convocar Elecciones / Retirar DUI Convocar Eleccions

  1. Elena

    Soy catalana y todo esto para mi es una falta de "seny" y de diálogo; al mismo tiempo que una prueba de fuerza y cabezoneria.

    Gracias a todos los actores de esta terrible situación por dividir una sociedad, enfrentarla y hacer que todos perdamos el juicio.

    Gracias por quebrantar nuestra tranquilidad y hacernos sentir miedo.

    Gracias por romperlo todo, este es el único gran éxito de la panda de parásitos que tenemos Gobernando.

    Responder
    1. P. Miralles

      Mis razones.

      Me explicaba mi padrino (los abuelos, un pequeño restaurador y un campesino, no podían hacerlo porque los habían asesinado las huestes de Franco) que en un país libre los derechos y la libertad de una persona no tenían más fronteras que los derechos y la libertad del resto de conciudadanos.

      Éste ha sido un principio que siempre he tenido presente a la hora de tomar mis decisiones y que, ahora, visto lo que he visto y oído lo que he oído, me ha generado un intenso sentimiento de hastío y de vergüenza por ser un ciudadano (administrativo) de esta nación que se denomina España y que se autodenomina democrática

      Alguien me puede explicar ¿qué derecho estoy conculcando de un ciudadano de Valladolid o de Cuenca por querer decidir como quiero vivir?

      Alguien me puede aclarar ¿porque no tengo los mismos derechos que un gallego o un castellano de poder vivir de acuerdo con los valores y la cultura que me son propios?

      Alguien me puede hacer entender ¿porque tengo que vivir permanentemente bajo la losa de una leyes que promulgan partidos que en mi tierra son minoritarios, si no residuales, y que por lo tanto poco o nada tienen nada que ver con nuestra cultura y valores?

      Alguien me puede iluminar sobre ¿qué derecho tiene un ciudadano de Andalucía o de Extremadura para decidir sobre mi tierra y la manera de vivir de sus pobladores?

      Alguien me puede hacer comprender ¿porque hay más de 200 leyes aprobadas por el Parlament, por nuestros representantes democráticamente elegidos, que han sido boicoteadas reiteradamente por el PP y recurridas al TC?

      No se me ocurren, a pesar de intentar ser muy empático, cuales son las razones de esta situación ni de la indignación “nacional” según la cual somos una pandilla de radicales, fascistas, nazis y no se cuántas cosas más, simplemente por querer ser un pueblo normal. Un pueblo que no se siente mejor o peor que los otros pueblos, si no que sólo quiere ser él mismo.

      Puestos a imaginar, únicamente se me ocurren estos 3 supuestos:

      El mandato divino.
      ¿No será que cuando Moisés bajó las tablas de la ley del monte Sinaí, en ellas había algún apartado oculto donde decía que los extremeños, castellanos, gallegos, etc. eran los amos y propietarios de Cataluña? Esta es una posibilidad que descarto absolutamente puesto que, de ser cierta, en la época de Franco sin duda nos lo habrían explicitado en las clases de religión.

      Somos un país conquistado
      Vaya, que simplemente somos una tierra ocupada. Un botín de guerra sin ningún más derecho que los derechos de los vencidos. Aunque en el siglo XXI esto suene anacrónico, creo sinceramente que este es un sentimiento muy generalizado en España, a pesar de que por estética no lo quieran decir en voz alta. Pero más alta es la voz de los hechos que la de las palabras y los hechos nos dicen que somos considerados y tratados como una auténtica colonia de la que se expolia la riqueza a cambio de algún plato de lentejas, de vez en cuando. Como explicar, si no la falta reiterada de inversiones en Catalunya (Nacional II sin desdoblar, Cercanías con un 47% de convoyes declarados obsoletos por el propio gobierno, corredor Mediterráneo sin comenzar, 20 km. de autovías en 10 años frente a los 800 en Madrid, Aeropuerto del Prat con un 50% de presupuesto respecto al de de Barajas con casi los mismos viajeros….)

      Es que lo dice la Constitución Española
      Ay, la Constitución. Hablamos de la Constitución.

      Una Constitución que sólo un 18% del censo electoral actual votó a favor ya empieza a ser sospechosa en cuanto a su representatividad de la voluntad del pueblo (recuerdo que democracia quiere decir esto precisamente).

      Una Constitución que era la única opción que se nos presentaba para huir de la oscuridad de la dictadura.

      Una Constitución llena de posibilidades, pero también redactada llena de ambigüedades, dada la situación política en la cual se hizo y que, aún así, yo mismo voté afirmativamente cuando todavía creía en los Reyes Magos (que no en Borbones)

      Una Constitución pero, que debido a esta ambigüedad, con los años ha sido secuestrada y apropiada por los nacionalistas españoles más rancios a través de un pseudo tribunal constitucional absolutamente politizado y caduco.

      Dice uno de los principios fundamentales de la democracia que cuando una ley entra en conflicto con la voluntad del pueblo, esta ley tiene que ser modificada, puesto que en caso contrario el estado deja de ser una democracia y pasa a ser una autocracia. Es decir, el pueblo deja de ser el soberano y es sustituido por el “sistema”.

      Pues esto mismo es el que pasó con el Estatuto de Cataluña. Una ley aprobada por nuestro Parlamento y también por las Cortes Españolas, es decir, aprobada por los representantes del pueblo. Una ley que fue tumbada a iniciativa de una oposición minoritaria en base a una otro ley que se llama La Constitución Española. Y todavía tengo grabada a mi retina la imagen del entonces jefe de la oposición, el “demócrata” Mariano Rajoy, firmando en Cádiz un manifiesto de boicot a los productos catalanes por haber osado redactarla y presentarla a aprobación.

      Aquello fue un auténtico golpe de estado a la democracia y, desde aquel momento, esta Constitución dejó de ser una ley legítima.

      Y ahí estamos hoy, viviendo en una autocracia donde los políticos-funcionarios españoles están como pez en el agua. Donde no hay que hacer política de verdad. Donde la corrupción se ha instalado sin ningún tipo de complejo y la ética ha dejado de existir. Políticos mediocres guarecidos por una Constitución que nadie quiere cambiar porque están absolutamente acomodados.

      Hoy señores, esta Constitución no es mi Constitución y de ninguna forma, más que por la fuerza, me siento obligado a acatarla.

      Y una reflexión final.

      He sentido un montón de discusiones sobre la historia de Cataluña y la de España. Los unos defendiendo esta historia como base de nuestros derechos y los otros de las nuestra españolidad.

      A pesar de que tengo mi propia opinión al respeto, creo que este es un debate equivocado. La historia nos ha convertido en lo que somos, pero no es ninguna razón para delimitar lo que queremos ser.

      Desde que el hombre es hombre, las guerras, las religiones, el clima, la orografía, la política, el entorno natural y económico, las migraciones, los actos procreativos entre miembros de las casas reales, ..., han generado un montón de pueblos que han acuñado una cultura y unos valores propios. Ni mejores ni peores, simplemente diferentes. Todas estos pueblos tienen el derecho a gobernarse de acuerdo con su cultura y valores, y las leyes que redactan para hacerlo no son nada más que un reflejo de esta voluntad. Éste es el principio que reposa en la Carta de los Derechos Humanos de la ONO al instituir el derecho de autodeterminación de los pueblos, Carta a la que España también está adherida

      Nosotros, los catalanes, tenemos también nuestra cultura y nuestros valores y tenemos todo el derecho a vivir según ellos. Y esto no quiere decir hacerlo en contra de nadie, sino ser leales con nosotros mismos.

      Durante mucho tiempo hemos intentado hacerlo dentro del estado español, pero ni nos entienden ni nos quieren entender y, casi siempre, la única respuesta que hemos encontrado ha sido el silencio, el desprecio e incluso el odio. Demasiadas veces hemos sido utilizados por los políticos españoles como los nazis utilizaban a los judíos, difamándonos y creando un estereotipo negativo de nuestra realidad para esconder otras miserias. Han ido tanto lejos, que ahora no pueden ni saben dar marcha atrás.

      Me sabe mal decir esto, conozco España de arriba abajo y tengo muchos amigos españoles. Pero este es un tema que va más allá de las personas de la calle. Esto va de políticos y con ellos ya no hay nada a hacer.

      Desgraciadamente no se trata de una epidemia puntual. Esto viene de lejos. A finales de la guerra civil española, el gobierno francés propuso al presidente Negrín (socialista) convertir Cataluña en una zona protegida para acoger a los miles de refugiados que huían de las tropas franquistas. Negrín se opuso por el miedo de dar en Cataluña un estatus especial. Prefirió que los republicanos murieran a miles en los campos de refugiados franceses, como lo tristemente famoso de la playa de Arlés, que no otorgar a Cataluña el más mínimo reconocimiento de un estatus político diferencial, aunque fuera por motivos humanitarios.

      Ya no hay nada más que sembrar ni nada más que recolectar. Ha llegado el momento de dejar de creer en la utopía y hacer nuestro propio camino. Este es un derecho inalienable al que no queremos ni debemos renunciar.

      Alguien puede argüir que esta cultura y valores no están diáfanamente definidos. Es cierto; nos guste o no, durante siglos ha habido un mestizaje, principalmente con el pueblo español, por las corrientes migratorias y también por el esfuerzo uniformista de la España Nacional.

      ¿Cómo podemos dirimir esta discusión? Muy sencillo, preguntando a la gente y aceptando la opinión de la mayoría. A eso se le llama democracia.

      Este proceso consultivo ya se ha realizado. En las últimas elecciones al Parlamento hubo un conjunto de fuerzas políticas que incluían claramente en su programa el derecho a decidir. Y ganaron.

      Hoy lo único que promueven estas fuerzas es hacer aquello por lo qué fueron votados. Es su deber y es nuestro derecho. Se trata, a fin de cuentas, de nuestra dignidad.

      P. Miralles
      63 años, jubilado
      Formado en las escuelas franquistas con el Cara al Sol incluido (no sospechoso de ser manipulado por la escuela catalana).
      Ni milita ni ha militado nunca en ningún partido político.

      Responder
      1. Isabel Letran

        No te has equivocado de web?
        O es que ni siquiera aquí podemos estar algo mas tranquilos sin tener constantemente el machaqueo de lo maravilloso que es ir a votar en un referéndum que se asemeja al timo del tocomocho?
        Me parece muy respetable tus ideas. Lo mismo que me gustaría que respetasen las mías y dejar de recibir insultos ("eres gilipollas si no votas", "fascista", " españolista"...)
        En cualquier caso, saltarse las leyes porque "es que me han obligado" suena a lo mismo "le pegue porque me falto el respeto"
        Hay leyes y si cuando conviene me las salto y las cambio a mi gusto sin contar con nadie, no se que leyes son esas.

        Responder
        1. P. Miralles

          Creo que no he faltado el respeto a nadie.
          Simplemente he explicado mi punto de vista y del porqué hemos llegado hasta aquí.
          En cuanto a este culto a las leyes, solamente recordar que en tiempos del dictador también las había y no por ello todas ellas eran legítimas. Pero si legales.

          Responder
      2. José Ignacio

        Apreciado Sr. Miralles,

        Intentaré no decir obviedades como que tiene derecho a su opinión y a sentirse ofendido y enfadado con quien quiera. Lamento si lo hago y le pido disculpas. Usted puede hacer lo que quiera, pero las instituciones no. Gobiernan para todos, no para el pueblo catalán. En la red encontrará un discurso de C. Forcadell que deja claro que está el pueblo catalán y el resto de habitantes de Cataluña. Las instituciones, los funcionarios, los cargos electos y públicos, sólo pueden hacer lo que el marco jurídico les permite hacer. No se puede ser árbitro y jugador a la vez. Una posición coherente es dimitir y reivindicar. No es que sea ilegal, es que está tipificado penalmente el utilizar recursos públicos más allá de las funciones que legalmente tienen los gobernantes. El problema es que el camino a la independencia, legítimo como cualquier otro, no es éste. Si el apoyo a la independencia, en Cataluña, sigue subiendo más allá de la coyuntura de tensión creada, se acercará al 67 % que es la mayoría que requiere el Estatuto. España deberá decidir también qué Estado quiere tener, y deberá ofrecer a el conjunto del Estado, un marco en el que vivir cómodamente. Se hizo en el 78 y se puede hacer ahora. Y si no, con el tiempo necesario para no generar sufrimiento gratuito, se llegará. Sobre preguntar, pues no. Un referéndum valida algo concreto, algo que se puede comparar con otras propuestas. La competencia entre estas propuestas son la base de la democracia. La democracia no es decir que los problemas se arreglan cambiando de nombre. Eso es engañar.

        Responder
      3. Ana Belén

        Claro que las leyes se pueden cambiar y la Constitución se puede reformar, pero, si no se hace con un consenso amplio, nos arriesgamos a una fractura social, al caos y a un cuestionamiento permanente de las instituciones.
        "Los grandes cambios se han de hacer sobre la base de grandes consensos, como en 1978. Es impensable que una mayoría o una minoría del 50% se pueda imponer a la otra para cambiar las reglas del juego, que es lo que han hecho con el Estatut al aprobar la ley de transitoriedad."
        José Montilla (en declaraciones a El país, del pasado domingo).

        Te envío un artículo espléndido de alguien cuyos padres tuvieron que exiliarse a México en la Guerra Civil.
        Tribuna | La independencia radical; por Jordi Soler http://elpais.com/elpais/2013/12/06/opinion/1386334601_359597.html?id_externo_rsoc=whatsapp

        Responder
  2. José Ignacio

    Jo afegiria que el referèndum, pel que se l'intenta fer servir, és antidemocràtic. Sé que és obvi, però refrendar una llei o acte concret, té per objecte confirmar que l'electorat està d'acord amb el seu contingut. Que els representants escollits per fer la feina de redacció i negociació sobre els elements de la llei, no han prioritzat uns altres interessos o han equivocat el sentit del vot. Fer un referèndum sense una proposta concreta és una petició d'adhesió a una causa, a un líder, a un moviment. No té matisos, ni alternatives. És sí, o no. Hi ha molta gent en contra de saltar-se les lleis per fer un referèndum, però també en contra de detenir a les persones que l'organitzen. La pregunta no deixa espais per l'expressió de cadascú. Com diuen els rètols, s'ha de prendre partit. Escollir. Doncs això és profundament antidemocràtic. En democràcia, totes les opcions compten per construir el futur.

    Responder
  3. CARMEN

    Estoy profundamente triste por todo lo que está sucediendo en mi tierra. Aunque quizá ya no lo es, no sólo porque el catalanismo oficial nos ha repudiado a los que no seguimos sus consignas, sino porque al final yo también estoy empezando a no sentirla como mía. ¿Cómo puedo sentirla como mía si la mitad de mi tierra insulta y desprecia a los que pensamos como yo? Y sí, hay fractura social, por más que quieran negarlo. La fractura social existe en el momento en que ya ni siquiera puedes expresar tus ideas porque si lo haces te tachan de lo que no eres (fascista, antidemócrata). Y sí, hay también fractura que va más allá del silencio y que se enzarza en discusiones entre los que hasta ahora compartían pacíficamente un mismo espacio.
    Encara t'estimo, Catalunya, malgrat que molta gent ens fa fora amb el seu odi.

    Responder
  4. Mateo González Lorente

    " DIVIDE ET IMPERA "
    Cuando ciertos politicos catalanes nacionalistas, insultan y menosprecian al resto de ciudadanos catalanes, que se sienten catalanes y españoles a la vez y cuyos origenes por nacimiento provienen del resto del Estado Español ; cuando estos mismos politicos apelan a los sentimientos etnicos y a las identidades territoriales , con el fin de enfrentarlos al resto de la ciudadanía, que no piensa, ni actua como ellos; estan jugando con fuego y con una grave irresponsabilidad social , tanto en la grave situación actual como en el futuro , ( lo que podría derivar en enfrentamientos fratricidas ); en tal sentido , el escritor Eduardo Mendoza en las paginas de Opinión del diario " El Pais " de hoy dia 27 , escribe lo siguiente y cito textualmente : " lo que quería decir es que los que invocan el nacionalismo lo hacen en vano .- El amor a la comunidad a la que uno pertenece y el cuidado de los intereses materiales y culturales de esa comunidad, no se articulan hoy día por medio del nacionalismo, ni son , en rigor nacionalismo .- El nacionalismo tuvo su momento y paso .....", ( fin de la cita textual) ; tan solo hay que mirar al pasado histórico de España, a nuestra propia intra - Historia y también a la Historia de ciertos paises de Europa y del Medio Oriente, ( despues de la implosion de la URSS ) ; hay que observar a la antigua Yugoeslavia, ( Divide et Impera )...... , a Ucrania, ( Divide et Impera ), a Irak, ( Divide et Impera ), a Libia ( Divide et Impera ), a Siria. ( Divide et Impera ) , o actualmente al caso del Kurdistan Iraki , donde se ha tratado de imponer desde la 1ª Guerra del Golfo , un Hinterland , que controle en nombre de poderes estratégicos globales, en esa región devastada y arruinada , por la guerra impuesta y desatada por los norteamericanos en 1991, dando estos soporte de forma secreta a la independencia del denominado Kurdistan Iraki, subvirtiendo y dividiendo a las comunidades etnico - religiosas y culturales, utilizando la Antropologia Social y Etnica, al enfrentar de forma permanente las comunidades Chiitas contra las comunidades Sunnitas, con el fin de mantener una entidad estrategica, que favorezca en todo momento y en el futuro ciertos intereses hegemónicos y espurios globales , frente a Estados como Irak , Iran y Turquia ( Divide et Impera ); de aqui el actual referendum en la región autónoma Kurdo - Iraki .
    " Los que olvidan la Historia, estan condenados a repetirla "; ya lo pronosticaron Confucio y Maquiavelo .......

    Responder
  5. Alícia

    Nunca me he sentido patriótica pero están consiguiendo que rechace gastar mi dinero en visitar Cataluña. Incluso me estoy pensando en empezar a no comprar sus productos. Nunca, nunca lo había hecho en mi vida, pero después de actitudes fascistas contra los que no opinen como ellos, mintiendo sobre la historia y sobre lo que realmente están haciendo, he decidido no gastar mi dinero en ayuda de un referéndum ilegal, poco transparente y con tildes fascistas.
    Todos los nacionalismos hacen retroceder a la era de las cavernas a todos los que siguen tal barbaridad.

    Responder
  6. Catalina vay

    Las cosas no se hacen de forma caótica e ilegal . Hay que seguir unas normas y unas leyes . No podemos permitir que unos miles de personas dicten el destino de millones .

    Responder
  7. Juan

    El separatismo nacionalista es una maniobra de la alta burguesía catalana que juega con su ombliguismo a dividir a la gente de base, a la gente currelas...

    Responder
  8. Manuel Bendala Galán

    Contemplo horrorizado, y gravemente preocupado, la puesta en marcha de un proceso de separación de Cataluña carente de todo fundamento histórico, jurídico y racional, impulsado por políticos desleales y cínicos hasta la exasperación, capaces de urdir legitimaciones inexistentes en parodias políticas -tragedias políticas- como los plenos del Parlament dedicados a imponer, contra toda norma y principios democráticos, las llamadas leyes del referendum y de desconexión del Estado español. Es una pena que el Gobierno, redobladamente incapaz para afrontar un reto de tales dimensiones, haya esperado hasta la consumación de los hechos para imponer, como debe, el estado de derecho, única vía de acción en estos momentos. Ha faltado, durante años, la respuesta argumentada y ampliamente difundida con los argumentos y razones que hubieran hecho ver la ilegitimidad de lo que los separatistas esgrimen, la necedad de sus planteamientos, las mentiras encadenadas que quieren hacer pasar por hechos contrastados y palpables. Ahora estamos ante un escenario muy preocupante, con los delincuentes enarbolando la bandera de la democracia y la libertad, y los defensores de la Ley y el orden constitucional tachados en algaradas de fascistas y totalitarios.
    Nunca podía esperar que lo que ha sido para mí una región o una nacionalidad admirable y admirada, riquísima en sus tradiciones -que han podido desarrollarse con plena libertad desde el final del franquismo y la proclamación de la Constitución, que los catalanes aprobaron por inmensa mayoría-, no podía esperar -decía- que se llegara a una sociedad crispada y dividida irreparablemente, todo por la ambición y la necedad de políticos sin escrúpulos ni más idea en la cabeza que tener poder y pela. Y así es por mucho que algún dirigente disfrace sus falacias con un talante de falsa bonhomía, pregonando disparates que justifica porque es una buena persona que sólo hace y quiere el bien. Es fácil ver en este perfil caricutiresco a Junqueras, la cara supuestamente bondadosa de la cínica de Puigdemont, puesta en evidencia en la sagaz y valiente entrevista de Évole.

    Responder
  9. Isabel

    Es un despropósito todo lo que está pasando. Como buena catalana y con más de ocho apellidos catalanes(que pocos lo pueden decir ) me duele que digan que nos representan a la mayoría de catalanes,"mentira" . Se ha llevado desde el minuto 1 mal por las dos partes, .. y así es imposible que funcione. .Esperemos que vuelva"el ceny".,que siempre nos ha caracterizado.

    Responder
  10. JULIAN MATEOS CUESTA

    Estoy plenamente de acuerdo. Quiero una sociedad de ciudadanos libres e iguales. Nada de fronteras y supremacías étnicas o territoriales. Con respeto a las reglas democráticas. ¡ 1-O es parte de una estrategia fascista!

    Responder
  11. mateo gonzález lorente

    Los mismos poderes extranjeros que dividieron y arruinaron a la Union de Republicas Federativas Yugoeslavas en la decada de los 90, son los que han apoyado y promovido el secesionismo e independetismo en la región Kurdo - Iraki, y son los que ahora estan dando soporte y apoyo, al secesionísmo e independentismo en Cataluña, fracturando de manera estructural a la sociedad, a traves de la posverdad , como ya ocurrió en el caso de Kosovo en la antigua Yugoeslavia .
    " Divide et Impera "........

    Responder
  12. Darío Díaz Cosín

    No puedo estar con Mariano Rajoy, pero rampoco con la postura de los independentistas catalanes, que fuerzan un choque que solo conduce al enfrentamiento frontal.
    No se trata de votar democracia sí o no. Lo que se vota es lo que pone la papeleta. Que no engañen a nadie.
    Hay que conseguir nuevas mayorías que puedan ponerse de acuerdo en cómo se puede reconocer el derecho a decidir, a quien, y en qué condiciones y garantías, y luego llevar este acuerdo a un referéndum. Yo votaría que hay que reconocerlo.
    Hace falta mucho diálogo, que no existan temas tabú y llegar a que sea posible un referéndum pactado y con garantías.

    Responder
  13. Francisco Criado Burgos

    Quiero un acuerdo pactado y luego votar dicho acuerdo.
    Una votación que pueda partir nuestra sociedad es muy destructivo. Unos ganan y otros pierden y sigue el problema. Me adhiero.

    Responder
  14. Francisco Rubio

    No me gusta la posición del Sr. Rajoy pero mucho menos la deriva del Sr. Puigdemont. No me gustan los nacionalismos. Me gustan las ideas. No quiero guerras para ver quien destruye más. Hablen.
    Todo el montaje del Independentismo es una gran falacia. Y ellos lo saben pero quieren pasar a la historia como los Salvadores. Creo que Jordi Évole volvió a desmontar ayer al Sr. Puigdemónt pero le da igual. Seguirá hasta el final.
    Le encantaría ser detenido. Cataluña ya no es igual, nos la han robado.

    Responder
  15. Antonio del

    No quiero la independencia en Catalunya
    No veo motivos para ello
    Creo que hay motivos mucho más importante en el mundo que esto
    Pero si se tuviera que hacer tendria que ser con todas las de la ñeu

    Responder
  16. FERNANDO VILLALOBOS CABRERA

    He sido profesional del derecho hasta que me jubilé hace tres meses. Nunca he visto una aberración jurídica tan descomunal (por su forma y sus efectos) como la que fraguó la mitad del Parlament y de la que deriva la situación actual. El catalanismo fraudulento cita a Erdogan como el modelo seguido por el estado en su inevitable reacción pero el modelo al que ellos se han ajustado es el de Maduro, al que no pueden citar porque es uno de sus pocos apoyos. Si Maduro les apoya, ya sabemos cual sería el futuro de Catazuela...

    Responder
  17. Francisco Asís Gomez

    Si no reaccionamos, si no alzamos la voz, un pensamiento único, con todos los medios (públicos) a su servicio, se acabará imponiendo. ¿Podéis imaginar por un momento vivir en un nuevo estado construido sobre la mentira? Lo falso está de moda (quizá lo ha estado siempre) y la única manera de combatirlo es decir una, y otra vez, y mil veces, que no nos vamos a dejar apabullar por el sectarismo. No es sólo que se trate de romper la convivencia, enfrentar a unos catalanes con otros, y a estos con el resto de españoles, esto también va de algo más importante que la unidad de un estado... va de no aceptar los pensamientos únicos, monolíticos, con una carga de violencia soterrada (uniformar a la sociedad contra otros, y convertir a quien no piensa o siente como nosotros en "diferente" y enemigo).

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *